lunes, 5 de marzo de 2007

4. La vida intelectual





4. La vida intelectual.-.Ayudada por esta prosperidad floreció la poesia (Manuel Acuña, Rosas Moreno, Juan de Dios reza, Manuel M. Flores, Gui­llermo Prieto, Montes de Oca, Pagaza, Gutiérrez Najera, Manuel J. Othón, Salvador Díaz Mirón y Amado Nervo) la novela (Manuel Payno, Angel de Cam­po), la oratoria (Jesús Urueta, Olaguíbel, Lozano y Querido Moheno), la his­toria (Orozco y Berra, García Icazbalceta, Nicolás León, Bulnes y Rabasa). El periodismo tuvo singular importancia. El periódico El Imparcial, fundado en 1896, introdujo técnicas modernas, bajo la dirección de Reyes Spín­dola. Fue mucho tiempo periódico gobiernista. Entre los diarios independientes, cabe recordar el diario El Hogar, de Filomeno Mata y El Tiempo, de Victoriano Agüeros. Más tarde apareció El País, de orientación católica. Las publicaciones periódicas literarias más importantes fueron la Revista Azull y la Revista Moderna. En esta época hubo dos notables geólogos: Antonio del Castillo y Mariano Villada. En el ramo del derecho, descollaron: Vallarta, Wistano Luís Orozco, Ver­dugo y Alarcón, Labastida, Pallares, Aspiroz, Manuel Dublán y Montiel y Bárcena, y dos grandes biólogos y botánicos José N. Rovirosa y Manuel M. Duarte. Fueron arquitectos notables: Antonio M. Anza, Manuel Calderón, Emilio Dondé, Manuel Gorozpe, Francisco M. Jiménez, Miguel Noroña, Guillermo He­redia y Jesús F. Contreras. Entre los pintores, brillaron: Félix Parra, Manuel Ocaranza, lbarrarán y Ponce, Gonzalo Carrasco, Gedovius y Saturnino Herrán. El Teatro Nacional, el Hemiciclo a Juárez, el Monumento a Cuauhtémoc, las iglesias de San Felipe y la Sagrada Familia, etc., son obras erigidas en la época del porfirismo. En la música fue célebre el grupo de "Los Seis" ( Campo, Castro, Hernández Acevedo. Villanueva, J. Meneses y Quezada). Además, Elorduy y V. M. Preza. La medicina contó con tres eminencias: Martínez del Río (notable ciruja­no), Rafael Lucio (distinguido catedrático de patología interna) y Rafael La­vista (que destacó por sus magníficos estudios sobre la coxalgia y la que­ratitis).